05 diciembre 2006

Las ventajas de estar desempleado (Manual práctico de autoayuda)

El desempleo no es el estado más codiciado por el hombre (o la mujer), a no ser que se haya nacido, crecido y reproducido en un ámbito, en el que resulta más importante figurar en las fotografías de la sección sociales de cuanta revista descanse en los anaqueles de las librerías, que tener un trabajo digno que le permita explotar cualidades incluso desconocidas para uno mismo. Pero que tiene sus ventajas, las tiene.

Sólo para ilustrarles un poquito, (y de paso ayudarme con la malparidez cósmica con la que amanecí hoy) decidí hacer una lista de las mieles que ofrece el desempleo y que se añoran en épocas de intenso trabajo.

1. El desempleo le permite ponerse al día con la vida de aquellas personas que aún usted recuerda con mucho cariño, pero que lo último que supo de ellas fue que juntaron y enviaron buenas ayuda a los damnificados de Armero. Con una llamadita que haga por día, queda usted enterado de las andanzas de cada uno de esos amigos que aún guarda en la 'agenda ejecutiva 1993'.

2. Al estar desempleado y cuando despunta el sol, lo único que puede afanarlo para deshacerse de las cobijas es su cita mañanera con el retrete que le permite evitarse una cistitis mal ganada. Después de cumplir la cita, puede regresar nuevamente a la posición de momia egipcia.

3. El desempleo le ayuda con esa dieta que tanto pospuso por los compromisos que de una u otra manera le trae el tener un empleo. Cuando uno está trabajando, no falta la caminadita a medio día "para bajar el almuerzo" que incluye, entre otros oblea, merengón, milhoja, helado, brownie (solo o con helado), etc...

4. Cuando se está desempleado y uno se antoja de ir a conocer el nuevo centro comercial de la ciudad, no tiene necesidad de esperarse hasta el fin de semana próximo para ir darse una vueltica por allí y abrirse paso entre los miles de visitantes que estarán en el mismo plan.

5. El desempleo le permite repetirse y volver a gozarse uno a uno los capítulos de Alf y la Familia Monster que tanto le divirtieron en su niñez o adolescencia, gracias a la franja Nick & Nite.

6. Si se está desempleado, es el momento de aceptar esas invitaciones típicas de los amigos desjuiciados a los que les da por irse a rumbear un lunes (sea festivo o no), sin remordimiento alguno y que antes jamás hubiera sido capaz de aceptar porque su demonio interno no daba pa tanto.

7. Si le gusta el cine y no le da pereza (o pena) ir solo, las funciones matutinas son la mejor opción ya que generalmente éstas cuestan la mitad del precio regular. Si es martes (que normalmente es más barato), la entrada tranquilamente puede costarle la módica suma de $2.500, un valor que se ajust perfectamente al salario del desempleado.

La lista puede continuar y si quieren hacer aportes a este manual de autoayuda, todos los comentarios serán bienvenidos.

Yo por ahora los dejo, es que llegó la hora de hacerme la mascarilla de pepinos y miel.

12 comentarios:

LEONELA dijo...

Lo bueno de estar desempleado es que sumerce asiste a aquellos que desde lejos necesitamos de vez en cuando una manito.

CaRoLiNa dijo...

Hola Leonela!!

Pues sumercé sabe que a la distancia se le apoya, se le hace la barra, se le organiza el carro de bomberos, se le monta la asamble de SA y demás. Por acá a la orden y gracias también sumercé por estar ahí en el momento justo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Está muy bueno, otra ventaja es hacer todos esos arreglos domésticos que nunca hemos podido hacer por falta de tiempo, pintar, cambiar la llave del lavamanos, poner las cortinas, en fin, tantas cosas.

Velvet dijo...

Dicen que hacer la siesta es bueno para la salud mental y que por obvias razones esto se refleja en un organismo sano, fresco y sin tensiones de ningún tipo. Algo que, por supuesto, sólo pueden cumplir los desempleados (lo irónico del asunto es que la siesta sólo las disfrutamos los que no somos desepleados)

CaRoLiNa dijo...

Hola Catalba!!

Jajaja! Tienes razón, vieras las maravillas que he hecho... Ya puedo ser profesora de electricidad del Sena.

Hola Velvet!!!

Bueno digamos que no le llego a la siesta, porque de lo contrario, tendría que pegarme a una sonda y pues como que tampoco aguanta... Yo que tú me las ingeniaba pa echarme el motosito a medio día en el archivo de la oficina para mantener "un organismo sano, fresco y sin tensiones"... Jajaja!!!

Un abrazo para los dos.

Anónimo dijo...

Le escribe una colega. Desempleada es mi categoría, a veces se me olvidan las ventajas, especialmente ahora que se estan acabando los ahorros...pero igual me hizo sonreír

CaRoLiNa dijo...

Hola Tanger!!

Pues gracias por tu visita y tu comentario, ya ves que no eres sólo tú. Ya que esty más calmadita, te puedo decir que algo muy bueno nos tienen guardadito. Ponle la firma.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

jajaja muy bueno el post Carolina..! me gusta como piensas pero más el provecho que le sacas a estar desempleada! :P jejeje

un beso

CaRoLiNa dijo...

Hola Jorge!!

Gracias por venir (no entiendo porqué aquí me sale usuario anónimo), si te estabas escondiendo de mí.. perdiste!! Jaja.

Un abrazo.

Andres Posada dijo...

Jajaja muy cierto el post... quiero vacaciones yaaaaaaa :(

Saludos desde Cali :)

CaRoLiNa dijo...

Hola Andrés!!

Cómo son las cosas ala, yo en cambio... QUIERO TRABAJAAAAAAAR!!!

Un abracito.

Marta dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.